Cada palabra
corre el riesgo de ser
ésa que sobra.

Friday, July 1, 2016


Antepasados:
Nunca he estado en vosotros;
nunca os he sido.

2 comments:

  1. El cromosoma Y está en todos los antepasados, cuanto más envejeces más te pareces a tu padre, igual que él se pareció a tu abuelo y tu hijo a ti, eso lo intuyeron los antiguos que premiaban con la herencia al primogenito masculino.
    Yo desciendo de las islas bretonas ( lo se por otros con mi apellido que investigaron), cuando vi mi apellido como nombre de un pueblo en un viejo mapa de Bretaña, me alegré y creo que yo estuve allí, y encima me validó la investigación del tocayo, somos 300 en el mundo y nos conocemos todos, mi padre siempre me decía : nosotros somos franceses, un poco como quien te dice no solo somos rubios o fuertes, somos raros.
    Saludos y si te cuadra sube al Norte de vacaciones, que viene mucho calor

    ReplyDelete
  2. Qué duda cabe que llevamos cromosomas de nuestros antepasados, por las dos líneas, pero esos cromosomas se mezclan y funden entre sí de tal forma que el resultado es otro ser que nada tiene que ver con sus progenitores. La prueba más clara son esos hermanos que a menudo en nada se parecen (me refiero a su forma de ser, temperamento, gustos, aficiones...; no tanto físicamente, que los parecidos son más frecuentes). (Ray Bradbury decía que su hermano nunca había leído un libro.) Mucha gente piensa que, teniendo hijos, conseguirá perpetuarse en la vida, seguir viviendo después de muerto. Nada más lejos de la verdad. Tu hijo es otra persona tan distinta, tan otra, tan diferente a ti como el vecino del sexto.

    ReplyDelete