Cada palabra
corre el riesgo de ser
ésa que sobra.

Thursday, August 2, 2018


Siempre arrastrando
nuestra piel, nuestros huesos,
nuestros instintos.

6 comments:

  1. Somos un híbrido de ángel y bestia.

    ReplyDelete
  2. La dignidad nos eleva y nos separa de los demás animales. El ser humano siempre fue ser humano y el animal siempre fue animal. Nunca se encontrará ningún "eslabón perdido". No existe. El hombre no fue creado para reptar y si fue dotado con atributos que le permiten controlar sus instintos.

    ReplyDelete
  3. Buscando un generoso pie, tal vez...

    Los híbridos no suelen reproducirse.

    El control no siempre es liberador, sino más bien contraproducente.

    ReplyDelete
  4. Mucho menos y gracias a Dios, no se reproducen híbridos o mulos como Adolf Hitler.
    Por otra parte, también gracias a Dios, el ser humano tiene capacidad para dominar las leyes y ataduras de la naturaleza.

    ReplyDelete
  5. Las mentes humanas (o sus frutos) han progresado enormemente en tecnología, pero mucho menos en ética y equidad.

    Los instintos (sobre todo el tribalismo) van ganando a la inteligencia por goleada. De hecho, la inteligencia parece estar al servicio de las pulsiones más agresivas (nacionalismo, militarismo, territorialidad).

    Desde el hacha de piedra hasta los misiles nucleares, hemos avanzado mucho y muy poco.

    ReplyDelete
  6. Pulsiones, enfermedades, desviaciones, conductas perversas y heredadas. Ningún animal, huelga decir, ningún ser inferior o superior, creo, tiene las necesidades intrínsecas y acuciantes de asesinar, violar, torturar... Por lo menos, en mi caso, no soy consciente de reprimir ninguna de esas "actitudes". Más aún, de caer en alguno de estos actos jamás los tacharía de instintivos.

    ReplyDelete