Cada palabra
corre el riesgo de ser
ésa que sobra.

Sunday, June 16, 2019


Hace muy poco
que empezaron las cosas
a ser decibles.

 ...

Nada en la Tierra
ocupaba un lugar
en el Lenguaje.

...

Todo sin nombre,
todo averbal, todo
impalabrado.

...

Había árboles
pero ninguna voz
los designaba.

...

Significados
aún sin signos que los
significasen.

3 comments:

  1. Homo gramáticus. Las palabras no fueron lo más importante (los loros las repiten), sino la estructuración gramatical del pensamiento, la construcción de las frases, la sintaxis.

    ReplyDelete
  2. Ningún nombre tiene la capacidad de describir totalmente al objeto nominado . Y todo ello se debe a la gran diversidad que caracteriza a la existencia material , p.ej. algo podría recibir el nombre de mesa , pero , en la realidad existen infinidad de mesas diferentes . No hay suficientes nombres para todas las cosas existentes .
    En tal sentido, las grandes religiones sostienen , con buen criterio , que el nombre de Dios , es el único nombre absoluto que existe y que corresponde al mundo espiritual . Por ello, es el Más Grande Nombre .

    ReplyDelete
  3. Qué ocurrencia (Saiz de Marco)

    SEÑALÓ UN ANIMAL robusto que había a lo lejos y dijo rágulo. Pero otro hombre que le acompañaba recordó que, días atrás, él había elegido llamarlo bisonte.

    Aquella noche, en la reunión de la tribu, cada uno dijo el nombre que había ideado.

    La mayoría apoyó bisonte.

    El resultado de la votación no pudo expresarse porque aún no había palabras para doce y catorce.

    YA SE HABÍAN puesto de acuerdo en designar algunos actos, como cazar, correr o repartir, pero el problema era situarlos en el tiempo: si cazamos ayer, si corremos más tarde, si repartimos ahora...

    Uno de los hombres propuso que si fue ayer se antepondría uk (uk-cazar); si será mañana se antepondría oj (oj-correr); si es ahora mismo se antepondría sa (sa-repartir).

    Otro dijo que eso era muy complicado, y que si el acto se hace ahora para qué añadir nada.

    Otro sugirió que, mejor que anteponer, sería ponerlo detrás: cazar-uk, correr-oj...

    Se votó y ganó la última propuesta.

    HASTA ENTONCES USABAN los dedos o hacían rayas en la arena para contar votos. Pero después pensaron que, al igual que habían puesto nombre a cosas y acciones, podían idear palabras para contar votos (o árboles, o bisontes...).

    Aquí la discusión fue larga. Tardaron en acordarlo pero, tras muy encendido debate, asignaron una palabra al uno, otra palabra al seis, otra palabra al veinte...

    EN SUCESIVAS ASAMBLEAS fueron aumentando el vocabulario. Para conversar mezclaban las palabras con la mímica, pues apenas si lograban construir frases completas. Se dieron cuenta luego de que habían dado palabras a objetos como bisonte o árbol, y a actos como correr y cazar. Pero había cosas que no eran como aquéllas. Si tropezaban con una rama y se caían sentían una punzada interior, y no disponían de palabra para nombrar eso. Si la caza se había dado bien, tenían impulso de reír y celebrar, y tampoco sabían cómo llamarlo.

    Se reunieron varias veces y acordaron palabras como dolor y alegría. Inventaron también enfado, esperanza, soledad, amor... El nublado día que aprobaron tristeza volvieron abatidos a sus chozas.

    MIENTRAS REGRESABAN DEJÓ de llover. Salió el sol y en el cielo apareció el llamado arco de colores. No era la primera vez que lo veían -de hecho, ya le habían puesto nombre-, pero aun así lo contemplaron admirados. Un niño llevado en brazos por su madre, que iba en el grupo, juntó sus primeras palabras. "Es la risa del cielo", dijo señalando al arco de colores. Al oír aquello todos sintieron algo extraño, como si de pronto se dieran cuenta del insospechado poder de las palabras. "¡La risa del cielo!" -repitió alguien-. "¡Qué ocurrencias tiene este niño!", añadió.

    ReplyDelete