Cada palabra
corre el riesgo de ser
ésa que sobra.

Saturday, July 8, 2017


Quienes murieron
-su sustancia, sus átomos-…
aquí persisten.

2 comments:

  1. Ni los vivos son tan pertinaces!

    ReplyDelete
  2. Los invisibles átomos del aire / en derredor palpitan y se inflaman (Bécquer). Átomos de todos los que vivieron andan palpitando e inflamándose por doquier. Son ubicuos, omnipresentes... y tan eternos como el propio universo (en caso de que éste lo sea). Muy cierto, amigo Mailconraul: son más persistentes y perdurables que los vivos.

    ReplyDelete