Cada palabra
corre el riesgo de ser
ésa que sobra.

Monday, November 28, 2016


No sé leer
-¡menos mal!- mi fecha de
caducidad.

5 comments:


  1. Vengo leyendo tus haikus y enhorabuena. No solo por la profundidad y trascendencia de su contenido, sino también por la perfección de la forma: es difícil encontrar"haikus" que cumplan el imperativo "de las diez y siete"

    Saludo poético

    ReplyDelete
  2. Gracias, amiga. A veces, buscando cumplir la forma se encuentra, inesperadamente, el fondo. Un abrazo.

    ReplyDelete
  3. Somos como los yogures, con la caducidad en el envase.

    ReplyDelete
  4. Sí, amigo Anónimo. Aunque (que sepamos) aún no nos venden en el súper del barrio. Saludos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Déjame dudarlo: somos vendidos de antemano y olvidados como basura.

      Delete