Cada palabra
corre el riesgo de ser
ésa que sobra.

Friday, November 30, 2018


Despiertas y…
Realidad de nuevo
por todas partes.

.....

al norte, al sur,
al este y al oeste…,
Realidad.

6 comments:

  1. Esto es distinto.

    Es una trama,

    pero

    no es ningún simulacro,

    ni una novela-río en donde pasan cosas,

    ni un serial por entregas de risas y de lágrimas,

    ni una pieza dramática con su elenco de actores,
    su telón,
    sus paredes
    y su puesta en escena,

    ni “Estamos en el aire”,

    ni “Silencio, se rueda” acción en fotogramas,

    ni algo que estoy soñando
    y todo su argumento se anula al despertar.

    Sí,
    creo que no lo sueño:
    creo que esto no lo sueño.

    Puede que lo parezca
    -¿y quién no querría a veces que fuera una ficción
    fabulada u onírica?-;

    pero no,
    por matices de enfoque narrativo
    no lo es.

    (Saiz de Marco)

    ReplyDelete
    Replies
    1. POR MOTIVOS DE ENFOQUE NARRATIVO !!!!

      qué bueno

      Delete
  2. La realidad es una ficción que nos creemos (que aceptamos como cierta) porque tenemos vitalmente que creerla, pues sin creerla no sobreviviríamos.

    No podemos comer la foto de una fruta, ni beber agua pintada en un cuadro. Esa es la diferencia.

    Al tocar y tragar la manzana acepto que es real. Lo mismo al beber agua.

    El cielo nos parece real no sólo porque lo percibamos sensorialmente, sino porque aceptamos mentalmente que es una percepción de algo que existe, que está ahí; no un artificio ni un efecto óptico.

    Y así con todo.

    ReplyDelete
    Replies
    1. El cielo no existe. Tampoco es azul. Es la atmósfera que, por su densidad, refracta la luz solar hacia la tonalidad azulada. Justo eso nos impide ver las estrellas por el día. Las estrellas están ahí durante el día, no es que solo de noche salgan a pasear. En resumen: el cielo azul es mentira.

      Delete
  3. El despertar es como el resucitar. Después de la noche siempre vendrá un amanecer.

    ReplyDelete
  4. Realidad.

    Joder, siempre ella... Está hasta en la sopa.

    ReplyDelete